• Mudança

    Novo endereço disponível: transportehumano.cidri.com.br

    Este blog não está sendo mais atualizado. Favor acessar novo endereço.

    Desculpe o transtorno.

Valdo Pedalando pela paz

Há alguns anos o ex-padre Valdo Vieira trocou a batina pela bicicleta. De lá pra cá já percorreu milhares de quilômetros e cruzou vários países. Um exemplo vivo da incrível capacidade do ser humano e da viabilidade da bicicleta como meio de transporte.

E Valdo não pensa em parar tão cedo. Seu projeto Pedalando pela Paz consiste numa viagem que deve durar alguns anos. Veja o último vídeo sobre o seu projeto:

Os livros escritos pelo Valdo para arrecadar fundos para sua viagem estão disponíveis no site do GTH. Para quem está em Curitiba não é preciso pagar frete.

Anúncios

2 Respostas

  1. “Outros ciclistas pelo mundo” – Ontem, recebi em meu e-mail, essa notícia envida pela minha filha falando de uns amigos seus (os aventureiros). Está publicado em “La Opinión” – Cúcuta – Colombia 19/02/2009. Me pareceu interessante reproduzir nesta mesma coluna.

    Rafael Antonio Pabón
    rafael.pabon@laopinion.com.co

    Dos hombres y una mujer, dos brasileños y una estadounidense, dos hermanos y una amiga, dos andantes y una aventurera suman tres seres con ganas de recorrer parte del mundo y conocer costumbres, modas, dialectos, comidas y gente.

    A Oldemar Mazzardo Júnior Se le ocurrió que podía regresar de Estados Unidos a Brasil en bicicleta. Convenció a su hermano menor Fabio, que vivía en Inglaterra, para que lo acompañara en esta odisea. Le comentó el proyecto y lo ilusionó con lo que conocerían en el paso por países que sabían que existían pero que no habían visitado.

    El punto de encuentro y de partida fue Guatemala. Ocurrió en octubre de 2008. Unieron al grupo a la gringa Ariel Kiken, que trabajaba en una organización como voluntaria, y no tuvo dificultades para darles el sí y salir en busca de lo desconocido. Me defino como una persona que se interesa por conocer las cosas- dijo Oldemar, el responsable de que el trío haya pasado por Cúcuta, de regreso de Venezuela y camino de Ecuador.

    Soy una persona en busca de conocimientos- agregó Fabio, comunicador social y expectante por lo que puedan encontrar mientras llegan al punto final de la correría. Quería conocer a Latinoamérica, aprender español. Me encanta manejar bicicleta – dijo Ariel, la mujer del grupo y la que le pone el toque delicado a la expedición.

    Echaron en el bolsillo el dinero suficiente para gastar, alistaron los pertrechos, montaron en las bicicletas y sin que se bajara la bandera ajedrezada partieron rumbo a vivir una experiencia que han disfrutado al máximo. Atrás han quedado los pedalazos dados en Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Venezuela.

    Los países de América Central, con excepción de Costa Rica y Panamá, son muy pobres. Tienen muchas necesidades de ayuda – dijo Oldemar y confesó que quisieran iniciar un trabajo voluntario, aunque han visto que sería difícil ponerlo en marcha por falta de recursos económicos.

    Venezuela, por el momento político que vive, los marcó y les despertó inquietudes por la participación en el proceso electoral de ayer. Hace cuatro meses partieron con una ilusión. Ahora, después de miles de kilómetros recorridos, ven que la realidad es diferente al sueño que tuvieron.

    El recuerdo de la aventura está plasmado en las fotografías que toman de paisajes, gente y situaciones. Algún día podrán convertirse en testimonio escrito.

    Estoy organizando para montar un blog y escribir sobre los países, las culturas. Posteriormente, puede ser un libro reportaje- dijo Fabio que es periodista y guarda las imágenes para dentro de meses o años darle rienda suelta al proyecto de escribir el libro.

    El ir montados en bicicleta les ha permitido descubrir cómo es cada pueblo y tener la vivencia de conversar con los habitantes para recibir información sobre cada comunidad.

    La ruta por Colombia, que comienza hoy, comprenderá Pamplona, Bucaramanga, Bogotá, región cafetera, Cali, Pasto y de ahí para Ecuador, Perú, Bolivia, norte de Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, donde darán el grito de terminado el recorrido.

    En cada país viven los días indispensables. No tienen un número ideal, porque la estadía depende del tamaño del territorio, del viaje entre frontera y frontera y de la parte económica.

    Como es en bicicleta es difícil programar cuánto vamos a estar en cada país- dijo Oldemar, que aplazó un proyecto de estudio por darle rienda suelta al sueño que un día tuvo y que poco a poco va haciendo realidad.

    Los inconvenientes en carretera no han faltado. Unos por imprudencia de los conductores otros por el temor a ser robados de los pocos elementos que llevan en bolsos de tela pequeños y coloridos. Tuve una experiencia en Guatemala, con unos camioneros que intentaron robarnos. Fue desagradable – relató el mayor de los hermanos.

    Los motoristas los intimidan con el rugir de las máquinas, y los conductores cuando les tocan la bocina al alcanzarlos o pasarlos y sin necesidad. En carretera, los ciclistas expedicionarios, además, afrontan otros problemas y tienen que ver con el comportamiento de cada uno.

    A veces me dan problemas, porque voy despacio – reconoció Ariel, aunque lleva puesta la camiseta amarilla de la selección brasileña de fútbol. Y que luce a manera de protector contra quienes no gustan de los estadounidenses.

    Cada uno tiene su estilo para montar y pedalear. Alguien lo hace a prisa y otro lento, pero lo que buscan es que anden acompasados para cubrir los kilómetros en el tiempo previsto.

    Tienen una excelente relación personal, a pesar de los conflictos que puedan originarse por el comportamiento de uno o de otro. Lo principal, es que todos se respetan – reconoció Oldemar, sin olvidar que los problemas individuales los afronta cada cual y los resuelve en la soledad que le brinda la carretera.

    El que se molesta con los demás pedalea solo, pone en orden los pensamientos, toma aire, descarga la energía en la bicicleta y vuelve al grupo la normalidad.

    En cuestión de comida también han pasado dificultades. Ariel es vegetariana, y Oldemar, en una ocasión intentó abandonar la carne, pero el espíritu brasileño lo llevó de nuevo a la res. Me gusta comer chocolates – dijo Ariel, y agregó que también consumen frutas, arroz y pastas.

    No tengo problemas con la alimentación. Como de todo – dijo Fabio, aunque no le ha gustado la preparación de la carne en algunos pueblos.

    La comida me parece como la de Brasil, arroz, fríjoles y vegetales – anotó Oldemar, que tampoco tiene problemas con el estómago.

    La familia Kiken, en Chicago (Estados Unidos), sabe por dónde anda la hija que un día dejó las labores como voluntaria. En cualquier momento le escribe por internet para enterar a los parientes sobre esta aventura.

    Los Mazzardo, en Curitiba (Brasil), también reciben correos electrónicos acerca de la vida que ahora llevan los hermanos mientras montan en bicicleta y recorren el mundo.

    Aún les queda tierra por delante para llegar a casa. Algún día se bajarán de las bicicletas y empezarán a contar las historias vividas en estos meses, desde cuando partieron en octubre del 2008.

  2. […] Valdo, continue pedalando em paz Publicado em 4 março, 2010 por Luis Patricio Há poucos dias atrás faleceu na sua barraca, desacansando das pedaladas, o Valdo da Bike. Pra quem não conhece, a gente já tinha falado um pouco dele aqui no blog. […]

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: